Con motivo de la publicación de La alquimia secreta de las almas hemos querido entrevistar a su autora, Maeva Nieto, para que podáis conocer mejor quién está detrás de esta novelette.

Entrevistamos a Maeva Nieto

La entrevista a Maeva

Maeva Nieto es geóloga en un laboratorio de síntesis de materiales y escritora de fantasía y juvenil. Aunque lleva muchos años escribiendo, no fue hasta 2018 cuando se propuso darse a conocer. Su primer paso con este fue leer como autora invitada en el certamen No somos musas, organizado por Mundos Flotantes. En 2019 publicó su primera novela El buscador de estrellas (Hela Ediciones) y a finales de 2020 sacará De tinta y esperanza, editada bajo el sello de Selecta de Penguin Random House.

Además tiene tres relatos que fueron seleccionados para formar parte de las antologías: Del paraíso al purgatorio con parada en las estrellas (proyecto del Máster de Edición de la Universidad de Málaga en 2018), Antología palomas (autoeditado en Lektu por Escrintensitas en 2019) y Una última luna (Hela Ediciones en 2019).

 

¿Cómo está siendo la experiencia de publicar tu segundo libro? ¿En qué se diferencia del primero?

La experiencia está siendo estupenda. El año pasado me dijeron que disfrutase mucho de la publicación porque el segundo ya no hace tanta ilusión. Y la verdad es que creo que se equivocaban. Es igual de emocionante, aunque el proceso no sea tan nuevo. La diferencia fundamental es que al ser el segundo ya hay bastante más gente que me conoce. Por lo que estoy recibiendo muchísimo cariño por las redes, aunque también hay más expectativas. Así que puede que sienta incluso algo más de presión, ya que no quiero defraudar a quienes van a leer la historia porque la anterior les gustó. Me estoy esforzando mucho para que esta también les encante.

 

La alquimia secreta de las almas forma parte de Proyecto Válidas, ¿tenías la idea pensada de antes o te vino la inspiración tras leer las bases?

La trama principal sí que estaba pensada meses antes de que saliese la convocatoria, aunque es cierto que ha cambiado mucho desde el primer plan al actual. Lo que más tuve que adaptar fue la longitud del relato para que entrase en las 30 000 palabras. Por suerte, algo que he aprendido gracias a escribir relatos es a llevar bastante bien el recuento de palabras y no venirme demasiado arriba con el número de personajes, subtramas y demás elementos propios de la novela larga.

En cuanto a la inclusión de protagonistas con alguna enfermedad o condición incapacitante, no me supuso un gran cambio. Mi abuelo tenía sordera, así que desde pequeña he sido consciente de la invisibilidad de este colectivo. Por eso en cuanto comencé a escribir empecé a incluir personas con diversidad funcional en mis historias. Porque para mí no existía un mundo sin ellas y, por tanto, tenían que estar.

También por eso tuve claro que quería participar en Proyecto Válidas en cuanto salió la segunda edición.

 

¿Por qué decidiste hacer que Sebastián tuviera una cardiopatía  e Iván, estrabismo sensorial?

Estuve barajando muchas opciones, sobre todo para Sebastián. Tenía bastante claro que quería mostrar una enfermedad que no fuese evidente a simple vista, ya que muchas veces nos olvidamos de que existen o que tendemos a minimizar. ¿Cómo va a tener este chico una discapacidad si camina, ve, escucha… perfectamente? Al final me decanté por la cardiopatía porque me resultó fácil encontrar documentación sobre cómo se trataba ese tipo de enfermedades en la época en la que quería ambientar la historia.

En el caso de Iván fue por una amiga. Recuerdo que el día que se anunció Proyecto Válidas II yo estaba en Granada con mis amigos y les pregunté qué discapacidad querrían ellos que tratase. Una de ellos me dijo que por qué no ponía un personaje con baja visión. Yo le contesté que en la primera edición de Válidas hubo dos novelettes con personajes ciegos. Ella, muy sabia, me cortó con un: «no es lo mismo». Así que le hice caso y me puse a investigar otras afecciones en los ojos.

 

¿Eres autora de mapa o de brújula?

Yo me considero mapa, aunque habrá quien vea mis cutres esquemitas con monigotes y se ría de mí, pero es que si no tengo una escaleta, aunque sea súper básica, me atasco enseguida. Necesito saber a dónde tengo que llegar y tenerlo claro. En el proceso de escritura muchas cosas cambian, no pasa nada y las dejo fluir. Eso sí, después de ese cambio tengo que rehacer la escaleta para que todo me cuadre con lo que tenía pensado.

He intentado escribir cómo brújula completa un par de veces, pero siempre lo dejo a los dos o tres capítulos porque me desespero. También, tener una escaleta me anima a continuar. Es como si me diese ánimos a mí misma diciendo que ya no queda tanto.

 

Sabemos que a los autores nos cuesta decidir, pero… ¿cuál es tu personaje favorito de La alquimia secreta de las almas?

Va, venga, he venido aquí a jugar. Aunque quiera muchísimo a los dos protagonistas, lo cierto es que siento un poquitito de predilección por Sebastián. Puede que porque sea más gris que Iván, que es un sol, y tenga momentos de ser algo egoísta y eso le hace muy humano. No hago spoilers, pero a mí me gusta mucho la evolución que da en tan pocas páginas.

Pero quiero también mencionar lo muy orgullosa que estoy de Atalanta, a la que ya conoceremos mejor. Es un tipo de personaje que suele dárseme mal y quedarme plano. Pero en este caso creo que está bastante lograda y espero que guste o, al menos, resulte interesante.

 

¿Qué valoras más del aprendizaje que implica publicar una novelette?

Vamos a ser sinceros, la fama en cuanto a correcciones precede a Literup. No voy a negar que tenía yo un poco de miedito, pero lo cierto es que las llevo muy bien. Y estoy aprendiendo un montón de métodos para pulir mi estilo. Ya me sentía yo bastante orgullosa de él, pero lo cierto es que ahora creo que puede todavía brillar mucho más. Así que lo más valoro es eso, es el darte cuenta de que, aunque lo hagas bien, siempre puedes aprender un poquito más y hacerlo mejor. Eso me motiva mucho a seguir. Llevo ya varias correcciones de editorial y de todas ellas he aprendido mucho de diferentes formas.

Otra cosa que aprendes, y que es importantísima, es que no estás sola en esto. Por lo menos en mi experiencia, que por suerte ha sido siempre positiva. Lo que he encontrado es un ambiente de camadería y de gente que quiere dar lo mejor de sí para sacar un trabajo adelante. Y también mucho compañerismo por parte del resto de autores.

 

¿Qué crees que ha sido lo más difícil de todo el proceso?

A lo largo de todo lo que implica publicar, hay tres cosas que llevo regular. Contradiciéndome con lo dicho anteriormente, he de admitir que esa repetición que tanto me molaba cuando la escribí no hay por dónde cogerla. Por mucho que me motive a mejorar y que al analizarla vea que efectivamente no pega ni con cola, el orgullo de autor siempre está ahí refunfuñando.

A la hora de la publicación, bueno, yo soy una persona extremadamente nerviosa. Estar preocupada es mi estado natural, así que las preventas las llevo siempre con el corazón a punto de estallar. Por suerte he recibido mucho cariño de la gente y eso me calma.

Y, por último, y con diferencia lo que peor llevo, son las reseñas. Por un lado, las agradezco muchísimo y me emociona saber que alguien ha leído mi historia. Y, por otra parte, se me para el corazón cada vez que veo que tengo una. Además, es que soy muy crítica conmigo misma y no suelo perdonarme los errores, así que lo paso bastante mal. Estamos trabajando en ello.

 

Estudiaste Geología, ¿cómo han influido tus estudios en la creación de La alquimia secreta de las almas?

En este caso la influencia de mis estudios no es tan evidente como en otras de mis historias en la que sí es muy palpable en el worldbuilding. Sin embargo, lo ha hecho de otro modo. Los conocimientos de la estructura de materiales y los elementos son muy útiles para desarrollar bien el tipo de alquimia que realizan los personajes. Ahora mismo voy a empezar la tesis doctoral sobre cómo modificar la estructura cristalina del óxido de molibdeno mediante calor. Creo que es lo más cerca de la alquimia que existe en la vida real. En el fondo estoy contando algo que hago yo, pero con magia y una aventura de por medio. Y la novelette fue prácticamente escrita en ese laboratorio, lo cual es bastante gracioso.

De cualquier manera, lo cierto es que la geología siempre está presente. Por ejemplo, en las descripciones suelo hacer hincapié en si la construcción es de granito o de caliza, también me es útil para las metáforas de colores y texturas.

 

Has participado en antologías como Antología palomas  y Una última luna. ¿Prefieres publicar novelas o relatos? Y qué te es más fácil de escribir?

Todas mis publicaciones las he disfrutado muchísimo, pero lo cierto es que prefiero las novelas. No porque me parezca que los relatos tienen menos mérito o porque cojas menos cariño a los personajes. Sino porque me siento más cómoda a la hora de encarar una novelette o novela que con el de relato. Eso hace que la emoción sea mayor.

Admiro mucho a mis compañeras que son capaces de desarrollar historias brutales y personajes increíbles con poquísimas palabras. Me cuesta mucho más escaletar y planear un relato que quede redondo y completo que una historia más larga en la que puedo explayarme más. Para escribir un relato tengo que tenerlo muy claro antes de empezar y tener un tema que me motive mucho, de otro modo no sale.

Eso sí. Dentro de las novelettes y novelas prefiero las primeras o las novelas autoconclusivas. Tengo un proyecto de fantasía que es larguísimo y me frustra mucho ver que escribo y escribo y no avanzo. Las novelas cortas me dan mucha satisfacción y las disfruto muchísimo.

¿Ahora que llevas varias novelettes publicadas y una nueva novela en camino, va a cambiar tu trayectoria profesional? ¿Te vas a centrar en la escritura a partir de ahora?

Por ahora voy a seguir compaginando las letras y la ciencia como estos años. Tristemente, ninguna de las dos profesiones que he elegido da demasiado dinero. Pero son las dos que más me apasionan y no sabría vivir sin una de ellas.

Las compagino bastante bien por ahora. Además, voy a empezar la tesis doctoral, así que más que nunca necesitaré de la fantasía para recordarme que hay más cosas en el mundo aparte del óxido de molibdeno. Lo que no quiero permitir, desde luego, es que el trabajo de laboratorio devore al literario. No pienso dejar de escribir y me aseguraré de que haya Maeva para rato.

 

Y para acabar, ¿qué consejo darías a los escritores noveles que te están leyendo?

Pues tengo dos mensajes. El primero es que no se obsesionen con si su historia es original, si se ha contado miles de veces o se parece mucho a esa película que vieron. Si es algo que quieren contar tienen que hacerlo.

Cada uno de nosotros tenemos una visión diferente del mundo. Aprender a contarla con nuestra voz es lo que hace de un relato único. Siempre dicen que nuestras historias importan, y es cierto. Seguro que hay alguien en el mundo que necesita tu versión de Romeo y Julieta, o alguien que quiere que le des ese giro de tuerca al camino del héroe.

El segundo es que si quieren escribir recuerden siempre que esto es un trabajo. Uno que nos encanta, sí. Una pasión, sí. Pero un trabajo y como todos cansa, hay días que no puedes más y que sientes que no avanzas o que lo que haces no sirve para nada. Es normal, pero lo más probable es que no sea cierto. Puede que lo que necesites es solo descansar, igual que descansas de los estudios o de los trabajos convencionales. Llama a unos amigos, da un paseo, tómate un café o ve un rato la tele. Permítete unos días libres de vez en cuando. Y cuando te encuentres mejor vuelve a escribir.

En definitiva ese es mi consejo: descansa, pero nunca dejes de escribir.

 

La novelette

La alquimia secreta de las almas es la octava novelette de Literup Ediciones, después de lanzar Viajar en el tiempo es fácil… ¡si sabes cómo!Cuando recupere la esperanza, Legado de plumas, Aracnefobia, El último de los thaûrim, Ucronía no es un país pegadito a Rusia e Hijos del exilio.

Entrevistamos a Maeva Nieto

Nuestra pregunta

¿Qué te gustaría preguntar a Maeva sobre su trayectoria literaria?

Author

1990, Barcelona. Cofundadora de Literup. Licenciada en Periodismo, con un máster en Escritura Creativa. Editora en Literup Ediciones. Autora participante y editora de 'La isla del escritor'.

Write A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.