Todos hemos tenido un gazapo en el momento más inoportuno. Somos humanos, errores cometemos siempre. El problema está en hacerlo de manera reiterada, ya que puede tener graves resultados para nuestra imagen.

 

Las consecuencias

Un escritor es un profesional que trabaja con el idioma y todos los recursos que este nos ofrece. Está claro que los correctores existen para algo, pero si el autor no cuida su escritura más allá de su novela perderá credibilidad y respeto ante sus fans.

 

Muchos dicen que la mala ortografía es como el mal aliento, así que igual que cuidamos nuestro aspecto físico y adaptamos nuestras maneras, también es imprescindible saber escribir correctamente.

Los 10 errores ortográficos más frecuentes en nuestro idioma (I)

La lista

Para ayudaros a identificarlos, hemos recogido los 10 errores graves más frecuentes que cometemos en la lengua de Cervantes.

1. Haber, a ver

Todos conocemos a alguien que nos escribe por Facebook: “Haber si nos vemos pronto”. Este error tan común se puede evitar sabiendo que “a ver” es la preposición “a” con el verbo “ver”, mientras que “haber” es un verbo y sirve como auxiliar (he escrito, puede haber leído).

 

Para evitar este error, podemos sustituir “a ver” por “veamos” (veámonos pronto”). Si no, como se dice en Internet: “Hay un círculo del infierno reservado para los que confunden “a ver” con “haber”: el Haberno“.

 

 

2. A, ha, ah

Para evitar esta confusión hay que recordar que “a” es una preposición (voy a escribir) y “ha” viene del verbo “haber” y sirve como auxiliar de otro verbo (Juan ha venido a verme). “Ah” es una interjección expresiva para mostrar sorpresa, enfado, indiferencia…

 

 

3. Halla, haya, aya, allá

“Halla” es del verbo “hallar”, sinónimo de “encontrar”. Por lo tanto, no se debe escribir: “No creo que lo halla visto”. En este caso se debe utilizar “haya”, del verbo “haber”.

 

Esta palabra también puede referirse a un árbol. “Aya”, un sustantivo en desuso, hace referencia a la nodriza. Y “allá” es un adverbio de lugar.

 

 

4. Hay, ahí, ¡ay!

“Hay” es del verbo “haber” (hay que ver cuántos líos provoca el dichoso verbo) y se utiliza cuando algo existe en un determinado lugar (hay naranjas en la nevera). “Ahí” es un adverbio de lugar, mientras que “¡ay!” es una interjección expresiva para exclamar dolor.

 

 

5. Valla, vaya, baya

“Vaya” es también una interjección o una conjugación del verbo ir, y no debemos confundirla con “baya”, que es un fruto. “Valla” es el sustantivo utilizado para tablas o estacas unidas y clavadas en el suelo para delimitar un terreno.

 

 

6. Hecho, echo

Este error también es muy, muy común. El primero es el participio del verbo “hacer” y siempre mantiene la hache. El segundo es la primera persona del presente de indicativo de “echar”. Como me decían en el colegio: “En el verbo ‘echar’ lo primero que se echa es la hache”. Por este motivo se escribe “deshacer” y “desechar”.

 

 

7. Yendo, *llendo

En este caso no hablamos de dos palabras que puedan ser confundidas, ya que “llendo” no existe, pero es utilizado frecuentemente. Sin embargo, como “yendo” es el gerundio de “ir” la i se convierte en yé (o i griega para los de antes de la reforma de 2010 de la RAE).

 

 

8. Por qué, porque, porqué

Este error hace dudar hasta a los más sabios. “Por qué” se utiliza en frases interrogativas, ya sean directas o indirectas, entre interrogaciones o sin (¿por qué crees que ha mentido? No sé por qué ha tenido que mentir).

 

Por su parte, “porque” es una conjunción de causa e introduce una explicación (hoy voy a escribir porque tengo que terminar mi novela). También podemos encontrar escrito “por que”: puede tratarse de “por” + pronombre relativo “que”, normalmente precedido por “el/la” [este es el motivo por (el) que te llamé] o “por” + conjunción subordinante “que” (al final optaron por que no se presentase).

 

Por último, “porqué” es un sustantivo y se utiliza siempre precedido de “el”, “un”, “su”… y sirve como sinónimo de “la causa” o “el motivo” (nunca me dijo el porqué de su marcha).

 

 

9. Calló, callo, cayo y cayó

“Calló” es el pretérito perfecto del verbo “callar”, “callo” puede referirse a la primera persona singular del presente de indicativo de “callar” o a durezas de pies y manos (además de una persona fea).

 

Un “cayo” es un montículo de arena o una isla y “cayó” es el pretérito perfecto del verbo “caer”.

 

 

10. Infinitivos por imperativos

Un error muy común y que me pone de los nervios es la confusión entre imperativos e infinitivos:comprar comprad mi libro”, “compartir compartid mi foto”.

 

No sé exactamente de dónde viene la confusión, pero los dos ejemplos son órdenes o peticiones, así que se utiliza el imperativo. Un uso correcto del infinitivo sería “escribir todos los días ayuda a establecer un hábito” o “leer a los niños desde pequeños fomenta su desarrollo mental”.

Los 10 errores ortográficos más frecuentes en nuestro idioma (I)

Nuestra pregunta

¿Qué errores os sacan más de quicio? ¿Y cuáles cometéis siempre?

Author

27 años. Cofundadora de Literup. Licenciada en Periodismo, con un máster en Escritura Creativa y actualmente doctoranda de comunicación. Autora participante y editora de 'La isla del escritor'.

52 Comments

  1. Gustavo Macher Reply

    Me encanta el post! Y sin ánimo de echarme flores, conocía todas las acepciones mencionadas, salvo la de cayo.

    A mi lo que me da más coraje es que, al revisar un texto que he escrito, se me pase por alto algún error cometido, por nimio que sea, y no saber por qué se me ha podido pasar por alto, si es por exceso de confianza, o porque al releer el texto me vuelvo a sumergir en la historia y dejo de ver las palabras que lo componen, quién sabe.

    • Buenos días, Gustavo 🙂 Lo más probable es que simplemente tu mente lea en diagonal y ya está. Nos pasa a todos, ya te lo digo. Mi novela para el Trabajo Final de Máster la revisamos 6-8 personas y en la defensa ante el tribunal, este me mencionó como 5 errores, ¡así que imagínate!

      A ver si con las próximas partes del artículo te lo ponemos más díficil, jajaja.
      Un abrazo y ¡a seguir escribiendo!

  2. Hola, todo bien con lo que has puesto, pero creo que el 10 sólo aplica para España.
    Saludos y gracias por la información.

    • Buenos días, Irissë 🙂 Ante todo, gracias por tu comentario. El artículo lo hemos realizado desde nuestra experiencia viviendo en España, así que no te puedo confirmar si en otros países de América Latina ocurre lo mismo con ese punto. Como nos comentas, puede ser que en Argentina no se aplique el punto 10.

      Un saludo y ¡a seguir escribiendo!

  3. Hola, Meritxell:

    Creo que hay una categoría en la que hay que añadir una variante más. En la 8 la posibilidad de por que, separado y sin tilde. Es la menos usada, pero existe y, si nos toca, es la más difícil de distinguir. No voy a explicarla aquí, pero dejo un enlace en el que está muy bien detallado.

    ¡Gracias por esta web!

  4. Bueno, odio cosas como “estar en pié”, “te lo digo a tí”, “él se fué”…y etc, etc. ¡Vaya manía tiene la gente con acentuar lo que no se acentúa!

    • Tienes razón, Perry 😀 Lo voy a tener en cuenta para la siguiente parte del artículo.

      Gracias por comentar y ¡a seguir escribiendo!

  5. Muchas gracias por esta lista. La tendré siempre a mano, para cuando me surjan dudas, que me surgirán.

    Un saludo.

    • Muchas gracias a ti por tu comentario, Javier 🙂 A todos nos surgen dudas, así que lo mejor es consultar siempre un diccionario. ¡Un saludo de vuelta!

  6. ¡Excelente post, útil blog! Unas amistades y yo tenemos una campaña para el buen uso de ciertas palabritas, desvirtuadas en el uso coloquial o en el desconocimiento de sus significados.
    Aparte, quería comentarte mi experiencia en cuanto al uso de “vaya-valla-baya”: cuando he tenido alumnos de primaria o secundaria, les hago una especie de tira cómica en la que el personaje dice, muy alegre: “¡Vaya! Cerca de aquella valla me he encontrado una dulce baya”. A ellos no se les olvida, y a mí se me ocurren nuevas frases para diferenciar las homónimas y homófonas. Como profesora de inglés puedo decir lo complicada que es nuestra lengua española, aparte de hermosa.
    Saludos desde Venezuela.

    • Muchas gracias por tu comentario y por tu recomendación. El tema de las viñetas es genial, es un gran truco mnemotécnico. Lo trataremos de aplicar a nuestros cursos de ortografía en la red social de ELDE 🙂

    • Totalmente de acuerdo. Ya he modificado la entrada para incluir tu recomendación.

      Mil gracias por tu comentario y ¡a seguir escribiendo!

  7. En el punto 5, también se puede añadir que vaya es subjuntivo del verbo ir, no sólo una interjección.

    • Muchas gracias por el enlace 🙂 nosotros también corregimos textos, así que recomendamos mucho el uso de un corrector profesional. ¡Un saludo!

    • Nos ha costado encontrarlo, porque lo buscábamos en el punto 2 y está en el 1. La verdad es que lo escribí como conjunción adversativa para que contrapusiera la frase anterior con la siguiente. Pero creo que el uso condicional es más adecuado.

      Gracias por avisarnos 🙂

  8. Me saca de quicio el: detrás “mío”, delante “tuyo”. También el “bajo o sobre” mi punto de vista (desde). Varios más pero ahora mismo no me vienen a la cabeza 🙂

      • Viene muy bien recordar todas estas reglas. El de los por qué ( en este caso ya me surge la duda, junto o separado) ya ves que me trae por el camino de la amargura. Lo memorizaré para no olvidarme nunca. Y sobre lo del punto de vista es muy interesante; ya que una persona me corrigió bajo mi punto de vista y me sentí muy avergonzada. Me da mucha vergüenza cuando escribo o utilizo mal alguna palabra. Pero si no está claro que su uso sea inadecuado me quedo más tranquila. Esa persona en concreto tiene la manía de corregir a las personas con malos modos y ella comete gazapos bastantes peores. Bueno que gracias por estos artículos tan interesantes y educativos. Estoy con otros comentarios en que una recomendación para no equivocarnos con los signos de puntuación sería un regalazo.

  9. La lista está genial y es muy útil. No obstante, creo que aún hay bastante confusión sobre la acentuación de ‘este, ese y aquel’, de los que la última norma dice que jamás se acentúan, ni siquiera en su función pronombre sin preceder a sustantivo, y también la palabra ‘solo’, bien indicando soledad o bien sustituyendo a ‘únicamente’.

    • En realidad es solo una recomendación y no constituyen falta. La actualización fue en 2010, y el mes pasado volvieron a recordar que no es una prohibición, sino unas directrices para escribir mejor.

      De hecho, la RAE dice lo siguiente: “Por eso, a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, pues, la de no tildar nunca estas palabras”.
      Puedes leer más en: http://www.rae.es/consultas/el-adverbio-solo-y-los-pronombres-demostrativos-sin-tilde

      Nosotros, por nuestra parte, nos acogemos a esta recomendación, pues creemos que es mejor. Pero eso es decisión de cada uno.

  10. El último es preocupantemente común, porque a fuerza de oírlo hasta de personas que se supone que deberían tener un control sobre la lengua (escritores, profesores, periodistas…) puede acabar normalizándose y aceptándose hasta por la RAE. Mirad lo que ha pasado con el “asín”

    • Gracias por tu comentario. Es cierto que cada vez es más usual ver a los propios académicos saltándose a la torera las normas que ellos mismos dictan. Como bien apuntas, espero que los imperativos sigan cumpliendo su función y no se vean sustituido por los infinitivos.

      Y sí, lo del “asín” sigue escociendo.

  11. “Vaya” tambien es de ir ¿No?. Como en “Vaya usted para allá”… Aunque si soy sincera, cuando tengo dudas sobre la forma de escritura suelo cambiar de palabras… En la frase anterior pondría “Diríjase hacia allá”.
    Gracias por el artículo, de pronto hace falta recordar. Saludos.

  12. Lo verdaderamente difícil es conjugar el verbo roer en presente del indicativo, ¿alguien que ilumine sobre ello?

    • Para estos casos de duda, la RAE tiene un botón de “conjugar”. Esos sí, con este verbo no lo tiene muy claro, así que dan varias opciones jajaja:

      yo roo o roigo o royo
      tú/vos roes/roés
      usted roe
      él, ella roe
      nosotros, nosotras roemos
      vosotros, vosotras roéis
      ustedes roen
      ellos, ellas roen

  13. Hola Meri.
    Me ha encantado el post y pienso pasarlo a la libreta que tengo de “Me ayudas”, allí puedo echar un vistazo cuando tenga una duda.
    Si te digo la verdad, he tenido alguna duda con casi todos, y a día de hoy todavía me sale alguna.
    Un besazo y no dejes de publicar este tipo de post, siempre viene genial.
    Y gazapos hay mucho. Por ejemplo: viene-biene. Más -mas…
    Un saludo enorme equipo.

    • Vaya, el tema de la libreta que comentas es muy útil 🙂 Lo mejor es que cada vez que tengas dudas lo busques en el diccionario. Todos tenemos dudas alguna vez, así que tranquila. ¡Un besazo para ti también, guapa!

  14. Sebastian Castellar Reply

    Hola Meritxell, la verdad es que ante la duda siempre me ayuda escribir y comprobar si no me lloran los ojos al ver la palabra escrita. Donde tengo verdaderos problemas es en la acentuación de las palabras y eso es por culpa de interés. El post lo encuentro mas que interesante y muy necesario para mantener presente las normas básicas para escribir bien, aunque de tanto ver errores ortográficos, al final siempre queda la duda si uno lo esta haciendo bien y mas en estos tiempos en los que escribimos cada vez menos. Muchas gracias

    • Lo mejor para resolver las dudas es consultar el diccionario. A todos nos pasa alguna vez que no sabemos si lleva o no tilde. Para eso, vas al web de la RAE y consultas la palabra. No te lleva más de un minuto, demuestras interés por hacer bien las cosas y haces lo correcto 🙂

  15. jaime castillo Reply

    Pues de todos los artículos que ví en el post, este me interesó porque yo cometo casi todos los horrores ortográficos que dice el post. y es porque me acostumbre a escribir con faltas sin ponerle importancia, y ahora que quiero corregirme es sumamente difícil para mi lograrlo.
    Seguiré atento a sus artículos, es primera vez que los visito, pero me ha encantado. ¡¡¡¡¡¡¡¡LES DESEO MUCHOS ÉXITOS!!!!!!!!!!.

    • Es muy complicado realizar un cambio de actitud que implique preocuparse por escribir bien, pero la principal herramienta de un escritor es el lenguaje y si no se domina, es como un pintor que desconoce qué características tiene cada pincel. Esperamos que el artículo te ayude a ello, y muchas gracias por dedicarnos tus palabras 🙂

  16. Ángel Gabriel Reply

    Es interesante todos los post que tienen, será una guía muy útil para mi persona en todo sentido

  17. Haciendo referencia al punto 10 de los errores gramaticales más frecuentes/ infinitivos por imperativos:
    Los infinitivos se leen a diario en todo tipo de instrucciones, desde la preparación una sopa de sobre al manual de un electrodoméstico («comprobar» que los cables estén conectados, como atajo de «asegúrese de comprobar» o similares). Tal vez sea ese uso tan difundido del infinitivo el que cambie nuestra percepción del imperativo y nos confunda con su apariencia de mandato.

    • Creo que tienes toda la razón, seguramente es una influencia para que se siga utilizando incorrectamente el infinitivo como imperativo. La cuestión es: ¿qué fue antes: el manual de instrucciones mal escrito o el uso incorrecto del infinitivo? ¿Desde cuándo se utiliza el infinitivo como imperativo?

  18. Pues a mí me encantaría conocer la diferencia entre “más” y “mas”, entre “aun” y “aún”. Lo agradecería. Besos.

      • Bien. De verdad que no termina de quedarme claro. Muchas gracias por considerarlo y atenderlo. Saludos.

    • Aquí en España pasa lo mismo, aunque te parezca raro. La mayoría de personas que conozco, tengan estudios superiores o no, lo dicen de manera incorrecta. Así que hablar bien también suena extraño aquí, pero en mi caso me niego a hablar mal simplemente porque los demás también lo hagan y se puedan reír de que yo lo haga bien. Pero eso va con la personalidad de cada uno. Lo importante es que en los textos se escriba correctamente porque un escritor debe cuidar su herramienta de trabajo: el lenguaje 🙂

  19. JuN Manuel Reply

    La verdad es que no tengo ninguno de estos errores. Aplicar las reglas ortográficas siempre se me han dado muy bien. Tengo más problemas con los signos de puntuación. A veces pongo comas donde no debo o no las pongo donde debería.

  20. ¡Hola Meritxell! Muy bueno el artículo, gracias por compartirlo.
    Soy de Argentina, y generalmente tengo complicaciones con el uso de las letras ‘s’, ‘c’ y ‘z’, ya que las pronunciamos de manera muy similar al leerlas.
    En particular el sufijo para los diminutivos, siempre tengo la duda si es -cito o -sito.

Queremos leer qué opinas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies