Escribir puede ser un ejercicio capaz de generar mucho dinero, además de ser apasionante. Ahora bien, al contar una historia es necesario emplear un tipo de narrador. Con esto se logra establecer conexiones entre el escritor y los lectores.

Ese tipo de narrador será el medio por el cual el autor pueda crear el giro adecuado a su historia.

¿Qué tipo de narrador es mejor para mi relato?

¿Por dónde comienzo?

Antes de empezar a escribir, es imprescindible seleccionar el tipo de narrador con el cual lo haremos. Decide si quieres que sea en primera o en tercera persona. Vale recalcar que también es posible narrar desde una segunda persona.

Sin embargo, las formas más empleadas para escribir las historias son a través de la primera y la tercera persona. Es por ello que haremos énfasis en ellas en el presente artículo.

Una historia está realizada en primera persona cuando todas las acciones recaen sobre el mismo narrador, y puedes escribir empleando el “yo”.

Cuando la historia se realiza en tercera persona, es porque se conoce más información sobre los personajes y sucesos, sin formar parte de ellos.

Si quieres conocer en profundidad los narradores que existen, aquí tienes nuestro artículo de nivel avanzado.

¿Qué tipo de narrador escojo?

Cuando nos preguntan qué tipo de narrador es mejor seleccionar, la respuesta variará según la historia que se quiera relatar. Más que el género o el estilo que le quieras dar a una historia, vale aquello que desees contar.

Aquellas novelas que son detectivescas tienen más éxito cuando se emplea la primera persona. Esto se debe a que la primera persona contribuye a mantener el suspense desde la primera línea. Surge una proximidad entre el lector y el narrador, ya que el personaje puede incluso reflexionar sobre lo que sucede.

Si la historia que quieres escribir tiene varios personajes o diferentes escenarios, entonces es preferible emplear la tercera persona.

 

Narrador en primera persona

La primera persona se caracteriza por ser subjetiva y porque el narrador no puede predecir los hechos que se desarrollarán.

 

Ventajas de escribir en primera persona

Resulta más veraz. Así lo experimenta el lector, pues los hechos son relatados de manera directa. Es, por tanto, más fácil conseguir suspender la incredulidad del lector.

Atrae más al lector. Si el personaje posee rasgos interesantes o su personalidad experimenta cambios, el lector podrá engancharse más rápido.

Más cercanía. El lector se sentirá más cercano a las vivencias que el personaje tiene y también desarrollará mayor empatía. La relación se hace más personal. Muchas veces, cuando una historia está escrita en primera persona, el lector se convierte en confidente del personaje.

Más sorpresa. Si se utiliza bien esta técnica, puede ser un elemento sumamente interesante. El narrador puede relatar hechos que no sean totalmente verdaderos para sorprender al lector. Sin embargo, este recurso mal empleado puede ser desagradable, ya que el lector quizá se sienta engañado o manipulado. No es recomendable usarla si no dominas aún tus herramientas de escritor.

 

Narrador en tercera persona

Cuando se emplea la tercera persona la acción es contada desde afuera. El narrador no es visible, permanece escondido, pero es capaz incluso de describir lo que los personajes sienten o piensan.

 

Ventajas de escribir en tercera persona

El narrador permanece externo. Es decir, no forma parte de la historia. Esta persona puede relatar sin necesidad de emitir juicios de valor. Esto implica que el lector será libre de formarse una opinión sin que sea sugestionado.

Es mucho más práctico. El narrador puede hacerle saber al lector si están aconteciendo hechos en sitios diferentes. Es posible incluso si los hechos se desarrollan al mismo tiempo. Hacer esto en primera persona resulta más complicado porque solo podemos conocer lo que está viendo el narrador.

Todos los hechos pueden ser relatados. Justamente porque este narrador conoce más información tiene más sucesos para contarnos. El lector puede acceder incluso a los pensamientos de los distintos personajes en una historia.

El lector puede conocer detalles. Incluso si no son relevantes en principio, puede que de igual modo aporten información o importen más adelante. Es posible conocer el aroma del perfume de un personaje, colores de las casas, vestimentas…

 

Estos dos tipos de narrador son regularmente los más utilizados cuando se escriben historias. Sin embargo, si el escritor desea hacer algo distinto, también puede combinar los dos estilos: la primera y tercera persona.

¿Qué tipo de narrador es mejor para mi relato?

Nuestra pregunta

¿Qué tipo de narrador se te ocurre que puede ser el mejor para dar vida a una historia romántica?

Author

Editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Queremos leer qué opinas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies