Una de las cosas que aprendemos cuando aún estamos en preescolar es a escribir nuestro nombre. Existe algo en la capacidad juntar las letras con un sentido que nos eleva a otro nivel, que nos beneficia.

Ya no eres un pequeño niño que solo juega con figuras geométricas de bordes suaves. Ahora ya sabes dibujar las letras en el orden específico que se requiere para que formen el sonido con tu nombre ¡Bravo!

A partir de ahí solo nos queda mejorar y seguir creciendo, no solo físicamente, sino intelectualmente. Muchas personas llegan a tomarle un gusto a esta actividad. Incluso hasta volverla su fuente principal de ingresos.

Mientras que para otros se vuelve un simple y aburrido trámite que debe ser realizado por cuestiones académicas. Si esta es tu situación, aprende cómo mantener la motivación cuando algo no te agrada del todo.

3 aspectos en los que te beneficia escribir

Falta de información sobre en qué beneficia

Muchas veces la razón por la que no nos enganchamos a una actividad que nos beneficia es porque no conocemos todos los aspectos que la rodean. Por eso, a continuación encontrarás los beneficios que tiene la escritura a diferentes niveles. Así, en caso de que no te guste demasiado, puedes verlo no solo como algo necesario, sino que además te aporta mejorías.

Si al contrario, eres un escritor amateur —por puro gusto— esta información también te servirá para que ahora tengas más razones para practicar la escritura.

 

Para la salud

Cuando escribes estás realizando un ejercicio antiestrés. Cuando disminuyes tus niveles de estrés estás alargando tu vida. Claro que también depende de lo que escribas, pero en este caso vamos a enfocarnos en escrituras personales.

Recuerda que el estrés es un enemigo “silencioso” que puede causar tanto daño como la obesidad, la mala alimentación, los malos hábitos de sueño o incluso ciertos vicios.

En el caso de tu salud financiera, también se beneficia cuando eres disciplinado y tienes el hábito de escribir o registrar tus gastos diarios. O cuando realizas un presupuesto desglosado y te apegas al mismo.

¿Alguna vez has visto un presupuesto mental que funcione? Yo tampoco. He escuchado decir a personas que llevan un control mental de sus ingresos y gastos. Pero no hay que ser un contable para saber que si no escribes esta información, se diluirá entre los múltiples laberintos de tu cerebro, terminando en el olvido.

Además, si te gusta la escritura y eres bueno en ella, con Gananci puedes sacar algo de dinero extra gracias al poder de Internet.

 

Para el intelecto

Cuando escribes un diario, ensayos, relatos, cuentos… En fin, material de tu autoría, tu intelecto se beneficia mucho, ya que ejercitas partes del cerebro que normalmente no utilizaría una persona que no tenga el hábito de escribir.

Plasmar tus pensamientos en papel te ayudará a ver desde nuevas perspectivas las mismas situaciones que ya creías perdidas. Y a ejercitar masivamente tu imaginación. Escribir borra las limitaciones porque en la mente y el papel absolutamente todo es posible. Quizá por esto muchos escritores tienen una forma de ver la vida diferente a la de la mayoría.

Escribir tus ideas también te hará a ponerlas en orden. Cuando obtienes otros puntos de vista que salen desde tu propia mente, te estás obligando a ver más allá de lo que estás acostumbrado, lo cual hace que tu cerebro cree nuevas conexiones.

Mientras más escribas, disfrutarás de mayor agudeza mental. Además, te verás obligado a enriquecer tu vocabulario y mente con la lectura.

Esta última también será absolutamente beneficiosa para tu intelecto al darte diversas herramientas que te servirán no solo para tener mayores conocimientos, sino para tener tema de conversación. Para saber cómo reaccionar ante diversas situaciones, ampliar el léxico que utilices en tus escritos, entre otros.

Cuando escribes también tu creatividad se ve estimulada al máximo. Puede que al principio se te haga difícil y no logres textos de los cuales te sientas realmente orgulloso. No obstante, esto lejos de significar que debes parar, es una invitación a que sigas practicando y perfeccionándote.

 

Para el desarrollo personal

Si escribes un diario o haces un repaso escrito de las experiencias, te ayudará a tomar mejores decisiones. Porque para escribir pones a trabajar el pensamiento. Quiere decir que deberás hacer una pausa, lo que evitará que actúes en el calor del momento haciendo elecciones de las que posteriormente puedas arrepentirte.

Cuando escribes tus deseos y lo que quieres lograr, dejarán de ser simples sueños para convertirse en metas y planes de acción. La palabra tiene mucho poder y cuando es escrita, más. Por esta razón se realizan contratos que se sellan con la firma. Porque aunque lo dicho tiene valor, cuando lo escribes lo estás inmortalizando.

Si no te consideras lo suficientemente creativo para llevar un diario o escribir nuevas historias, no quiere decir que la escritura no sea para ti. De hecho, también te beneficia cuando organizas tus actividades del día o la semana en una agenda porque serás más productivo al priorizar tus tareas. Hará que nada se te escape.

3 aspectos en los que te beneficia escribir

Nuestra pregunta

¿Cuál es el mayor beneficio que te ha proporcionado la escritura?

Author

Editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

1 Comment

  1. Es una pena que se haya perdido la costumbre de escribir un diario en papel. Me parece uno de los mejores ejercicios que puede hacer una persona para conocerse mejor, relajarse o tomar buenas decisiones.

Queremos leer qué opinas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies