Estamos acostumbrados a que, cuando leemos un libro, la palabra del narrador va a misa. Pero no siempre puedes confiar en lo que cuenta. Por ello traemos un artículo sobre el narrador poco fiable, un recurso que puedes utilizar para engañar a tu lector.

Narrador poco fiable: cómo engañar a tu lector

¿Me puedo fiar de ti?

El narrador poco fiable también es conocido como “sospechoso”, “falible” o “no fiable”. El término surgió en 1961 de la mano de Wayne C. Booth en su libro La retórica de la ficción.

Define a un narrador que no cuenta toda la verdad (de manera consciente o inconsciente) y provoca la desconfianza en el lector. El efecto Rashomon se basa en este recurso.

Normalmente se utiliza este recurso con narradores en primera persona, pero no es inusual encontrarlo con narradores en segunda y en tercera persona. Sin embargo, el golpe de efecto es mayor con un narrador testigo o protagonista.

Asimismo, puedes dejar claro desde el principio la poca veracidad del narrador o que solo se desvele al final tras haber dado pistas durante toda la novela. Esta última opción puede causar una sensación de estafa en el lector, así que debe usarse con cautela.

También es habitual no desvelar completamente qué era mentira y qué no, sino dejar que el lector lo imagine.

 

Tipos de narrador poco fiable

William Riggan ha clasificado los narradores poco fiables en primera persona más utilizados.

Miente voluntariamente:

El pícaro

Este narrador se pavonea delante del lector y exagera sus hazañas. Es un personaje egocéntrico y narcisista, que intentará que te comas con patatas sus fanfarronerías.

Puedes encontrar un ejemplo en Confesiones del estafador Felix Krull, de Thomas Mann.

 

El mentiroso

Este narrador, al contrario del anterior, sabe perfectamente que miente y lo hace para ocultar sus conductas reprochables.

Puedes encontrar un ejemplo en El buen soldado, de Ford Madox Ford.

 

El payaso

Este inteligente narrador inundará con su tono distendido el relato para jugar con las expectativas del lector y mostrarle lo poco que se toma en serio aquello que está contando.

Puedes encontrar un ejemplo en Memorias póstumas de Blas Cubas, de Joaquim Machado de Assis.

 

Miente involuntariamente:

El loco

Las enfermedades mentales dominan la narración de este personaje. Las más habituales son la disociación, la despersonalización, la esquizofrenia o la paranoia.

Puedes encontrar un ejemplo en American Psyco, de Breat Easton Ellos.

 

El ingenuo

Su carácter inmaduro (o su escasa edad) provoca que este narrador no sea completamente consciente de lo que ocurre a su alrededor, por lo que su falta de fiabilidad es un reflejo de su inocencia.

Puedes encontrar un ejemplo en El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger.

 

Cómo crear un narrador poco fiable

Antes de empezar a escribir, debes decidir por qué quieres que tu narrador no sea confiable y con qué narrador de los mencionados anteriormente vas a trabajar.

Después, crea una escaleta de la historia real (lo que ha ocurrido realmente) que vas narrar. A continuación, crea una segunda escaleta al lado e indica qué partes de la historia vas a ocultar. Este esquema indicará la narración real de tu novela.

Por último, escoge qué pistas vas a esconder y dónde, de manera que queden bien repartidas en la narración.

 

¿Cómo saber si tienes un narrador poco fiable?

Aunque no es infalible, estos tres puntos te permitirán sospechar acerca de la veracidad del narrador.

1. Señales intratextuales: el narrador se contradice a sí mismo, no recuerda algunos eventos o miente a otros personajes.

2. Señales extratextuales: el narrador contradice el conocimiento general del mundo o plantea imposibilidades (teniendo en cuenta el género en el que se enmarca la narración).

3. Competencia literaria del lector: tu conocimiento sobre géneros literarios, recursos estilísticos y convenciones narrativas te permiten apreciar las señales que hay en la narración sobre la no fiabilidad del personaje.

Narrador poco fiable: cómo engañar a tu lector

Nuestra pregunta

¿Qué novela con un narrador no fiable te ha impactado más?

Author

28 años. Cofundadora de Literup. Licenciada en Periodismo, con un máster en Escritura Creativa. Editora en Literup Ediciones. Autora participante y editora de 'La isla del escritor'.

6 Comments

  1. Interesante. Al menos en mi caso, no me planteo qué tipo de narrador es, simplemente lo es, aunque luego se pueda encasillar en distintas categorías.

    Gracias por compartir.

  2. Patricia Carrascal Reply

    El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón, creo. Gracias por el artículo, es súper interesante 😊

  3. No es una novela, aunque una de las historias que utilizan esta técnica y que más me han impactado ha sido Tokyo Ghoul. Su protagonista, Kaneki, ha tenido un pasado bastante problemático (siendo víctima, entre otras cosas, de violencia física en el hogar familiar) y tiene buena parte de sus recuerdos bloqueados por el trauma. Poco a poco, estos recuerdos van floreciendo, y nos hacen ver que personas (como su madre) que al principio ponía en un pedestal, no son ni mucho menos tan perfectas como él creía originalmente.

    Lo cual es muy interesante, porque Kaneki construye su idea de lo que es ser una “buena persona” entorno a la versión idealizada que tiene de su madre, sin darse cuenta de lo autodestructivos que son ciertas actitudes que ha heredado de ella. Es un personaje con cierto complejo de mártir.

    Otro ejemplo muy interesante de narrador sospechoso es la película de El club de la lucha (que está basada en una novela, algo que no sabia hasta hace poco).

    Una entrada muy interesante. Está bien resaltar, pese a que a menudo se recurra a este recurso para referirse a problemas con problemas mentales, también puede utilizarse con ironía y humor, como en la canción de Toss a coin to your witcher que tanto éxito está teniendo después del lanzamiento de la primera temporada de esta serie.

Write A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.