Un diario puede ser una herramienta muy útil por muchas razones. Sirve para analizar tu vida, para repasar algunos hechos y ver las cosas desde otra perspectiva. Para que quien lo escribe se dé un tiempo para sí mismo. Para hacer catarsis, para poner en orden los pensamientos, entre otras cosas.

Los diarios, además, son un excelente documento para mirar atrás y ver cómo se desarrollaron ciertos hechos. Quizá hasta existan diferencias entre lo que está escrito y la manera en cómo lo recuerdas en tu mente. Leer tu diario de hace tiempo atrás te puede hacer sentir agradecido al ver cómo han cambiado las cosas. O, en caso de que no lo hayan hecho, darte ese empujón que necesitas para que tomes medidas distintas y así conseguir resultados diferentes.