Cuando asistí a mi primer curso de escritura creativa, hace ya la friolera de doce años, yo quería ser la protagonista, la guay de la clase. Esto es extrapolable a cualquier sitio en realidad. El caso es que, cuando dimos los distintos tipos de narradores, yo quería hacerme la más chula del grupo y decidí escribir un relato usando un narrador en segunda persona.

Sobra decir que es un tipo de voz muy complicada, así que lo mejor es que leas el artículo y comprendas cómo narrar en segunda persona. Porque yo, en ese momento, no entendí nada de nada. Aunque tengo que admitir que me salió un relato apañado.