Literup os trae una nueva crítica creativa (si desconoces qué diferencias hay con una reseña, este artículo es para ti)

No hay nada más maravilloso que engancharse a un nuevo mundo de fantasía donde poder movernos a nuestras anchas. El universo que nos propone Nuria García Cobo en Las arenas del dragón conjuga la receta perfecta entre piedras mágicas y hachas bien afiladas.

Realizamos el sorteo de un ejemplar desde el lunes 19 de marzo hasta el lunes 26 de marzo en nuestra página de Facebook.

Como en otras ocasiones, os recordamos que estas críticas se disfrutan más si se ha leído el libro o se está haciendo lectura simultánea, para poder entender todos los elementos que aquí se explican con el texto delante. Hay un enlace a Amazon para comprar el libro al final del artículo.

Crítica creativa: Contempla mi fuego

Empezaremos con una breve sinopsis:

Sepultado bajo la arena del desierto y encadenado a las ruinas de la Ciudad Santa, Áyaka despierta de un profundo letargo. Desorientado por el paso del tiempo, solo le resta intentar recomponer los fragmentos dispersos de un pasado indigno.

Los cristales, responsables de la supremacía de los antiguos sacerdotes, han sido robados, causando la destrucción de la vasta fortaleza. El poder que encierran estas piedras sabias —llamadas así por los privilegiados que conocen su existencia— se debilita. Lo que una vez fue roca es arena y polvo; donde hubo bosques y manantiales, ahora hay desierto. El mundo se seca y, con él, las esperanzas de un futuro para la vida.

Áyaka no será el único que anhela reunir los cristales. La aventura no será fácil y su camino estará trazado por una mano tramposa, la misma que escribió en la tierra las palabras de la maldición que le persigue.

Nuria García Cobo nació en Madrid y siempre soñó con ser caballero, pero en vez de darle una espada le dieron un lápiz, así que se propuso llegar a dibujante.

Sin embargo, acabó cambiando el lápiz por el teclado para crear historias de fantasía sin magos, sin elfos, sin destinos, pero con muchas espadas.

No ha conquistado premios ni editoriales, pero va atrayendo a lectores valientes con la autoedición de Contempla mi fuego; la primera parte de la saga de fantasía Las arenas del dragón.

 

Los pros

Un universo bien elaborado

El mundo creado por la autora se muestra siempre como una pequeña porción de un todo mucho más grande. Consigue a la perfección la imagen de un mundo verosímil y completo.

Existen tribus, razas y lenguajes diferentes. Se exponen multitud de rivalidades, leyendas y creencias. Aparecen, incluso, sus propias unidades de medida (docedas), cánticos e insultos en boca de sus personajes.

Cinco o seis de ellos habían escapado de un mercado de esclavos situado a varias docedas de travesía al norte de aquel desierto (…). Otros dos eran esclavos robados en el puerto de un lugar llamado Antcalí o algo similar. Habían servido en los barcos y en los muelles, para cargar y descargar todo tipo de mercancías, incluidos otros esclavos. Los últimos cuatro susurraron entre ellos en una lengua distinta; asumiendo que la distancia y el tono serían suficientes para que la conversación pasara desapercibida”. Página 17.

Una novedosa personificación de criaturas mitológicas

En Contempla mi fuego destaca el uso de figuras mitológicas empleadas con frecuencia en novelas de fantasía: dragones, hombres lobo…, pero son tratadas de una manera novedosa a través de su personificación.

Durante toda la novela, hablan unos con otros, tratando de contener sus instintos más primitivos para dejar vía libre a las palabras y al entendimiento.

—Pareces de los menos malos, dragón. Aunque puede que de los más peligrosos. Sabes acerca de lo que guarda mi amigo. Pero sabes y esperas; aunque sus costillas serían poca salvaguarda ante una mano decidida, una mano como la que he atravesado antes. Me disculpo, porque no necesitaba un truco para confirmar tu naturaleza, pero necesitaba que la astilla me respondiera a otra pregunta.

—Me avergüenza comprobar que mi disfraz no engaña a nadie. Tal vez si me afeitara la cabeza como tú… (…) Valiente eres, señor lobo. Podría matarte”. Página 114

 

Personajes con una profundidad trabajada 

Todos los personajes de Contempla mi fuego presentan una estructura compleja y muy bien construida. Tanto sus actos como sus pensamientos son enrevesados y no siempre atienden a razones, tal y como ocurriría en la realidad.

Esto dota a la obra de mayor verosimilitud y permite crear un vínculo fuerte con sus personajes.

Sus dedos aflojaron la presa. Había fallado en su intento de provocarla. O bien se había equivocado por completo, y ella no tenía la capacidad de hacerle daño a él, o bien no le causaba ningún temor encontrarse completamente a su merced, porque tal vez no estuviera tan a su merced como quería que él pensase. O quizá no había sido demasiado convincente”. Página 268.

 

Los contras

La trama tarda en arrancar

La trama se teje con demasiada lentitud y los personajes hablan demasiado. Es cierto que la historia que se muestra en Contempla mi fuego se mueve a través de los recuerdos y eso precisa de extensas conversaciones, pero el lector permanece prácticamente perdido durante la primera mitad del libro.

En muchas ocasiones la trama se hace excesivamente compleja y difusa, dejando una sensación nebulosa.

 

Leves descuidos en la forma

Algunas palabras y frases están mal escritas porque les falta alguna letra o incluye una palabra de más.

Son detalles mínimos, eso sí, ya que la redacción de Contempla mi fuego es prácticamente impecable y tiene un estilo muy fluido, pero necesitaría una nueva corrección para pulir estos detalles y quedar perfecto.

Agradeció el nuevo golpe de suerte y se deleitó en el estremecimiento anticipatorio q sintió en el pecho”. Página 33.

Aquel día estuvo se mostró más malhumorado que de costumbre”. Página 125.

El Cristal estaba engarzado en un brazalete de hierro negro. Mensapstó enjaulado el órgano vital de Liham; condenando al viejo a una vida larga en exceso”. Página 232.

Existen, además, varios términos comunes en los que se utilizan de forma incorrecta las mayúsculas, como Cristales, Gobernador y Sacerdotes.

En el propio título de la saga, la autora emplea varias iniciales con mayúscula: Las Arenas del Dragón, cuando el título correcto sería con inicial mayúscula solo en la primera palabra: Las arenas del dragón.

Crítica creativa: Contempla mi fuego

Mi PoV

Las arenas del dragón parte I: Contempla mi fuego me ha gustado. Se trata de una fantasía repleta de causas perdidas que luchan por existir o por dejar de hacerlo.

Aun así, la complejidad que abarca se convierte en muchas ocasiones en un arma de doble filo, y requiere mucha dedicación por parte del lector. Pero se disfruta de sus meticulosos detalles y de las frases ingeniosas que los personajes se lanzan entre sí.

Recomiendo esta novela para los amantes del grimdark y para aquellos que disfruten introduciéndose poco a poco en un universo cargado de simbolismo y de vida.

 

Nuestra pregunta

¿Crees que el género fantástico implica inevitablemente la creación de mundos?

 

Afiliados a Amazon

De nuevo, aprovechamos para recordaros que participamos en el programa de afiliados de Amazon, así que os invitamos a comprar los libros a través de nuestros enlaces.

 

Contempla mi Fuego (Las Arenas del Dragón nº 1) (Versión Kindle)


Lista de precios: Precio no registrado.
De nuevo: 0 Fuera de Stock
De ocasion: Fuera de Stock
Author

28 años. Madrid. Licenciada en Comunicación Audiovisual y especializada en Cinematografía y Publicidad. Redactora en GutsMag y fanática de la Fantasía. Escribo en todos los mundos. Allí he aprendido que somos pasajeros, pero que las ruinas son eternas. Ahora puedes encontrarme aquí. No tengo premios ni adornos. Nada me pesa.

Queremos leer qué opinas: