Según al teórico de la literatura al que le preguntes, los diálogos bien hechos pueden ser desde fundamentales a imprescindibles. Sea como fuere, cómo hablan tus personajes es algo básico en el mundo literario. La voz de tus personajes es tan importante como lo es que estén bien construidos.

Sin embargo, a veces los escritores confundimos que el personaje esté bien creado con no tener que esforzarnos en sus diálogos. Si quieres escribir diálogos creíbles que suspendan la incredulidad de tu lector, quédate aquí.

Cómo crear la voz de tus personajes

La voz de tus personajes

¿Qué es la voz de tus personajes? Puede considerarse varias cosas, como por ejemplo la psique del mismo. Nosotros lo entendemos como la manera de expresarse del personaje. En este artículo en concreto te vamos a dar las claves para que (literal y no literariamente hablando) sea la mejor.

Para ello lo primero que debes marcar son una serie de ítems sobre la forma de ser de tu personaje para que sea todo lógico, verosímil y correcto. Una vez que hayas sido capaz de crear a personajes redondos dentro de su propio contexto, podemos pasar a los siguientes puntos.

 

El narrador, ese fiel amigo

En el colegio nos enseñan que existen dos tipos de narradores de una historia: omnisciente y protagonista. Cuando estudias teoría narrativa empiezas a ver que esos dos tipos en realidad muchos más, en primera y tercera persona principalmente. Aunque, para este contexto, nos quedamos con estos dos tipos.

Como escritor escoges si quieres que la historia sea contada por alguien que lo ve desde fuera o que lo vive. Esto es lo primero que va a marcar cuál es la voz de tus personajes. No solamente tendrás que cuidar el modo en que hablan, es importante que sea coherente con el propio narrador.

Para marcar esta diferencia puedes utilizar distintos niveles del lenguaje. Imaginemos, por ejemplo, que tu narrador protagonista es un chico de la alta sociedad que ha perdido todo su dinero. Las palabras con las que pensaría se adecuan a su nivel educacional, pero si habla con un chico que está de fiesta en su nuevo barrio, por ejemplo, es probable que su vocabulario sea diferente.

Juega con los tipos de palabras: las sonoras y rimbombantes, las soeces, infantiles o incluso que hacen referencia a cosas que ya no existen. Una persona que dice “veranear” es probable que tenga más de cuarenta años. O que utilice “carroza” como pasado de moda. Mi madre siempre dice que “moderna” es la palabra menos moderna que existe.

 

En primera persona

Si has pensado quedarte con el de tercera persona tal vez debas tener especial cuidado con lo que dices de los personajes. Ellos tendrán que expresarse por sí mismos, no solamente lo que dice esa voz que está ahí contando la historia.

Pero centrémonos en el más complicado para dejar clara cuál es la voz de tus personajes. Quien escribe con un narrador en primera persona tiene que hacer un esfuerzo extra en el diálogo. No existe esa voz que todo lo sabe sin necesidad de que sea dicho por ellos.

El modo en que hablen, se expresen o discutan, por ejemplo, va a ser 100 % ellos mismos, sin adulterar. Tendrás que tener mucho cuidado con su modo de contar. Si utiliza una expresión muy habitual, puedes usarla tanto en la narración como en diálogos del propio personaje.

 

Acentos, modismos y dialectos. Manual de uso

Ten en cuenta que las personas de distintos lugares hablan de distinta manera. Esto, que parece de sentido común, no queda reflejado en muchas novelas. No es necesario que cada frase conlleve cinco minutos de lectura para comprender lo que dice un personaje, pero es importante reflejar la variedad.

Un buen ejemplo de cómo hacerlo es la manera en que Laura Gallego explica la forma de ser de los yan en Memorias de Idhún. Se trata de una raza que habla muy deprisa, por lo que sus intervenciones en diálogos no llevan espacios.

Pero claro, como no es cómodo para el lector, la autora suele darles frases cortas. Otra opción que ella también toma es la repetición de sus palabras mediante párrafos descriptivos. Al ser un narrador omnisciente puede hacerlo.

De este modo consigue expresar cómo son y sus diferencias lingüísticas para con el resto de personajes. Pero es algo que hay que hacer con mucho cuidado. En primer lugar porque el referente de lo que es la manera neutral de hablar esa lengua es probable que cambie o que tengas que explicar quién es. Si tu novela, por ejemplo, se desarrolla en medio de Oviedo y llega un personaje de Córdoba lo “neutral” será Oviedo. Sin embargo, si le damos la vuelta lo sería Córdoba.

Y eso sin inventar mundos y modos de hablar. Por eso te recomendamos que tengas cuidado a la hora de añadir este tipo de puntos a tus personajes. Acentos sí, pero con mucho cuidado.

 

Argot, ¿sí o no?

Ya en un artículo en el que explicábamos cómo escribir fantasía juvenil hablaba del peligro de los modismos. El argot en que hablan los protagonistas influye, evidentemente, en la voz de tus personajes. Pero ten cuidado con qué cosas dicen para no caer en el ridículo.

Es muy absurdo, por ejemplo, utilizar palabras de los adolescentes que están de moda hoy, pero mañana se ha olvidado. Por eso es mejor que añadas pocos elementos relacionadas con los modismos, pero que se repitan en varias ocasiones de sus diálogos.

 

Tu ritmo

De nuevo, párate a pensar cómo son tus personajes. Si los personajes están nerviosos o van acelerados, es normal que hablen con más rapidez que en otras ocasiones. El momento de mayor reflexión puede llegar después.

Si viven un momento de acción, intenta no cortarlo. Es evidente que necesitas descripción y no todo puede ser diálogo, pero redáctalo de una manera coherente. Entre los personajes: a más nervios, frases más cortas y a menos tensión, reflexiones más elaboradas.

 

Si lo empiezas, tienes que acabarlo

No olvides que las pautas que tú mismo/a has marcado tienen que cumplirse durante toda la historia. Si uno de tus personajes pertenece a un entorno de muy bajo nivel cultural y habla de manera incorrecta, no cambia de un día para otro.

Si te planteas que tengan una forma de ser muy cerrada, una personalidad que no les permita expresar sus sentimientos, no pueden hablar como otro que es extrovertido. Te planteo un experimento de escritura creativa: pídele a dos amigos muy diferentes en su forma de ser, entorno y demás que te informen de la muerte de un familiar.

Es probable que, como son personas distintas, la manera de afrontar un hecho (y uno como ese) sea muy diferente. Imagina ahora que tus personajes tienen que hacer lo mismo. ¿Utilizarían las mismas palabras Severus Snape que Gandalf? ¿Se tomaría igual la desaparición de su perro Elizabeth Bennet que Peter Pan? Pues ahora imagínalo con tus personajes.

 

La evolución es la clave

Todo lo dicho hasta ahora sobre cómo has de mantener la coherencia entre la forma de ser de tus personajes es cierto, pero la evolución en ellos es necesaria. No hablamos de una sitcom en la que la trama apenas avanza. Es una novela que pretendemos que sea buena.

Es decir, las líneas que has marcado sobre cómo es la voz de tus personajes han de ser cumplidas, pero puedes modificar paulatinamente su forma de ser para que haya una evolución en ellos.

Ese personaje que aprende y se forma poco a poco, usando un vocabulario más culto. Esa chica introvertida a quien le cuesta mucho hablar con los demás y va teniendo intervenciones más largas a medida que avanza la historia.

Resumiendo, es importante que seas capaz de definir una forma de ser y de hablar para que la voz de tus personajes sea creíble, pero no por ello han de estancarse. Permite que respiren, que evolucionen y, sobre todo, que sean ellos mismos.

Cómo crear la voz de tus personajes

Nuestra pregunta

¿En qué novela has encontrado más personajes que tengan la misma voz?

Author

Llovía, nací, crecí e hice Periodismo. Escritora de 'La gelba' y vikinga en mis ratos libres desde hace 27 años. En mi blog 'Adriana Tejada. Escritora', me peleo con el #RetoRayBradbury. El resto del tiempo bebo agua, vendo libros y acoso a perros. Mother of Beagles.

Queremos leer qué opinas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies