La escritura no es un ejercicio igual para todas las personas que desempeñan esta área, ya sea de manera amateur o profesional. Para cada quien es un proceso y, como tal, no puede ser encasillado en una sola forma. Si estás esperando que este sea un post con direcciones específicas en tu ciudad a dónde puedes ir para que la inspiración llegue a ti, o donde te reunirás con tu musa a una hora particular, ya que ella estará ahí para guiarte, lamento decepcionarte.

Si eres escritor y en este momento estás pasando por una etapa de bloqueo, me permito citar a Mario Benedetti: «No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños». Y me atrevo a agregar la siguiente frase: «Si crees en ellos». Esto es imprescindible.

¿Cómo no rendirte cuando la musa te abandona?

Ay, la musa

Confiar en tus capacidades —aunque falles en algún momento específico— siempre será vital para seguir avanzando. Si no crees en ti mismo, tu energía disminuirá y te dificultará más llegar a tus objetivos. El pensamiento condiciona la manera en que te comportas, consciente e inconscientemente.

Por esta razón siempre debes tener pensamientos positivos sobre ti mismo/a y cuidar tus niveles de autoestima. Cuando te desborden, date la oportunidad de aprender y abraza la humildad.

Ahora, los momentos donde presentamos falta de fluidez escritora pueden aparecer cuando menos lo esperamos. Resultan tan frustrantes que en ocasiones hacen que dejemos las cosas a medias por más tiempo del recomendable. Por ejemplo, estás trabajando en alguna novela o artículo y sientes que no sabes qué camino debes seguir. Sigues pensando durante otro rato, la musa no aparece y decides que mejor lo dejas así.

Si trabajas como autónomo y no tienes una fecha de entrega demasiado estricta, puede que la próxima vez que lo retomes sea después de días —si eres afortunado— o semanas e incluso meses si es algo que estás haciendo totalmente por tu cuenta.

Para que la frustración no te gane, la musa te domine totalmente y seas tan prolífico como deseas, lo más recomendable es tener una rutina de escritura. En caso de que no logres dominarla o no te sientas contento con lo que has logrado, te enseñamos cómo no rendirte a pesar de estar pasando un momento difícil.

 

1. No dejes de trabajar en ello

Una de las maneras para seguir encaminado aun cuando te has quedado bloqueado es que no abandones el proyecto. Es decir, sigue trabajando en él por el tiempo que te habías propuesto. No te pares.

Eso sí, no tienes que seguir dándole vueltas al párrafo donde tienes el problema. Mientras se te ocurren nuevas ideas, puedes investigar áreas que desees desarrollar en tu obra y aún no tienes demasiado claras (locaciones, fuentes, personajes, etc). Repasa tu sinopsis y revisa lo que ya has escrito.

Otra opción es seguir avanzando y dejar un espacio en blanco en donde te has quedado para que puedas regresar a él más adelante. La idea es no rendirse emocionalmente por la ausencia de tu musa.

 

2. Repasa

Piensa en qué es lo que te agrada de lo que estás escribiendo y cómo puedes hacer para imprimirle más de eso. Aleja de tu mente esos pensamientos de derrota y fracaso.

Si has llegado hasta este punto, donde dejar de escribir sería una pérdida, por supuesto que tienes lo que se requiere para terminar.

 

3. ¿Presión o relajación? Descubre

Cada cabeza es un mundo, eso lo sabemos muy bien todos por experiencia. Por eso, lo que sirve para mí puede que a ti termine por hacerte más daño. En ocasiones, el bloqueo puede venir por exceso de trabajo, que deviene en un cansancio intelectual. Este caso es el más sencillo porque se puede curar con un poco de descanso. Esto se aplica solo si llevas demasiadas horas trabajando en el proyecto y sientes que no tienes más ideas.

Para refrescarte, toma un poco de aire fresco, come algo, despeja tu mente y al cabo de unas horas vuelve al trabajo con la mente renovada. El estrés afecta negativamente todos los procesos del cuerpo, incluyendo los mentales.

Por otro lado, la disciplina también es una motivación muy poderosa para no dejarse vencer. Si te obligas a ti mismo a generar X cantidad de contenido al día o a la semana, sabes que no tienes escapatoria, así se te presenten uno, dos o tres bloqueos.

Hay gente que no funciona bien bajo presión, pero otros la usan como combustible para exigirse más.

 

4. Entiende que es parte del proceso

La musa no es una presencia obligada para los escritores. Nos han vendido esta especie de idea romántica. Es cierto que ayuda a ponerte a trabajar, pero no es imprescindible.

Pasa igual con el amor. Nadie menciona que cuando el amor romántico y pasional se extingue, da paso a la decisión de amar. Pues lo mismo ocurre con la escritura.

En algunos momentos escribimos víctima de la inspiración, que nos toma con toda su fuerza. Y en otras debemos decidir ser constantes para ser dignos de alcanzar los objetivos que nos fijamos. Para ayudarte en el tema de la concentración, échale un vistazo a este artículo de Gananci.

¿Cómo no rendirte cuando la musa te abandona?

Nuestra pregunta

¿Qué haces para evitar rendirte cuando la musa te abandona?

Author

Editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

4 Comments

  1. Siempre me ha funcionado, hacer otras cosas, ejercicio, cocinar, pasear, bordar, pintar, etc. En medio de esas actividades mi mente se relaja lo suficiente como para lograr seguir escribiendo con ideas más claras. Incluso logró crear nuevas historias.

    • Meritxell Terrón Paz Reply

      Muchas gracias por compartir con nosotros tus tácticas para atraerla de nuevo 🙂 Espero que ayude al resto de lectores.

      ¡Un abrazo, Tiquicia!

  2. No saben lo que me ayudan los retos de escritura de Literup. Todas las semanas público un relato en mi blog, cuando estoy bloqueada recurro a los retos de escritura, como no conseguí hacerlos en orden elijo uno de cualquier año que me inspire.
    Mi problema es el proyecto de un compendio de relatos inéditos para un concurso al que quiero presentarme. Entiendo que deberían tener algunos temas comunes, aunque son a libre elección, y eso me tiene totalmente paralizada. 😕

    • Meritxell Terrón Paz Reply

      Quizá te ayudaría no centrarte tanto en encontrar temas comunes. De momento, escribe todos los que puedas, sin pensar en el compendio. Cuando llegue el momento de hacer la selección ya puedes analizar cómo puedes unirlos.

      ¡Espero que te sirva y mucha suerte para el concurso!

Write A Comment

Información básica sobre Protección de Datos
Responsable: Jose Molina Ribera.
Finalidad: Gestionar y moderar los comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de Strato S.L. (UE).
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos personales en Política de Privacidad.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.