Cualquier cosa en el mundo es susceptible de cansar a la persona que la realiza. No importa que se trate de algo que te encanta, siempre puede agotarte. Por eso existe el llamado síndrome del escritor quemado.

Si nunca habías escuchado esta expresión o tal vez la confundes con el bloqueo del escritor, no te pierdas este artículo.