Juguemos a ser dioses, recreemos mundos inventados y personajes a nuestra medida. Busquemos escenarios, sorpresas y emociones. Mezclemos todo bajo una trama y hagamos una historia que podamos firmar, pero todo ello siempre con un hilo conductor y mucha coherencia. Ser escritor es ser creador, un pequeño dios en potencia que da vida y emociones a personajes que han salido de la mezcla explosiva entre cabeza y corazón. Su responsabilidad entonces es elevada, no…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies